Salmo 29

1 Alaben al Señor, seres celestiales, alábenlo por su gloria y su fortaleza.

2 Alábenlo por su majestuosa gloria; la gloria de su nombre. Preséntense ante él en su majestuoso santuario.

3 La voz del Señor resuena sobre el mar. El Dios de gloria retumba sobre el impetuoso mar.

4 Potente y majestuosa es la voz del Señor.

5 La voz del Señor desgaja los cedros, despedaza los potentes cedros del Líbano.

6 Sacude las montañas del Líbano y hace que parezcan becerros saltando; y al monte Hermón que parezca toro salvaje saltando. Estos saltan y corretean ante él como ternerillos.

7 La voz del Señor lanza ráfagas de fuego;

8 la voz del Señor sacude al desierto y el Señor sacude al desierto de Cades.

9 La voz del Señor retuerce los fuertes robles y los desgaja; desnuda los bosques. Pero en su templo todos pregonan: «Gloria, gloria al Señor».

10 El Señor gobierna sobre las lluvias. El Señor reina por siempre. 11 Él dará fuerza a su pueblo. Derramará paz como bendición sobre ellos.

Salmo 29


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Temas

  » Felicidad

  » Amistad

  » Amor

  » Fe y motivación

  » Felicidades

  » Liderazgo

  » Parientes

  » Paz

  » Proverbios

  » Reflexión

  » Salmos

Receba inspiração no seu Email

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial