Salmo 21

1 En tu fuerza, Señor, se regocija el rey, ¡qué gozo siente en tus victorias!

2 Porque le has dado cuanto su corazón anhelaba, todo cuanto te pidió.

3 Con triunfo y prosperidad lo recibiste para darle el trono. Le pusiste regia corona de oro purísimo.

4 Él pidió larga y buena vida y tú se la concediste; los días de su vida se prolongan para siempre.

5 Por tu victoria le diste renombre y honor. Lo vestiste de esplendor y majestad.

6 Lo dotaste de eterna felicidad. Le concediste el inagotable gozo de tu presencia.

7 Y por cuanto confía en el Señor, en el gran amor del Altísimo, el rey jamás tropezará, nunca caerá.

8 Tu mano, Señor, alcanzará a tus enemigos, tu diestra a cuantos te odian.

9 Cuando todos te veamos, ellos serán consumidos como por el fuego de un horno, en tu presencia. En su ira los devorará el Señor; fuego los consumirá.

10 Borrarás de la faz de la tierra a sus hijos; nunca tendrán descendientes.

11 Porque esos hombres traman en contra tuya, Señor, pero jamás triunfarán.

12 Volverán la espalda y huirán al ver que tus flechas les apuntan.

13 Señor, acepta nuestra alabanza por todo tu glorioso poder. Escribiremos cánticos para celebrar tus poderosos hechos.

Salmo 21


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial